martes, febrero 02, 2010

San Pafnuncio

Bien, resulta que nos robaron el coche el 14 de enero bajo circunstancias harto sospechosas, así nomás desapareció, un coche muy bonito, muy cuidadito y muy querido.

Mi mamá me dijo: "Rézale a San Pafnuncio, es re bueno para las cosas perdidas" mi mente geminiana luego luego objetó, "esto no se perdio, se lo robaron" pero decidí seguir el consejo.

Así que le prendí una veladora y agradecí porque el coche lo recuperaría, tres semanas después lo encontraron prácticamente intacto, sin las sillas de los chavos y los artículos que uno suelo dejar ahí, manos libres, herramienta, un paraguas, un tapete de yoga . . . estos ladrones dejaron tres libros de mis hijos (gracias San Pafnuncio porque esos ya no se pueden conseguir).

Ahora sé que a este Santo hay que medio chantajearlo, hay que rezarle la mitad en principio y el resto una vez que haga el milagrito, pues como yo no sabía le recé todo de un jalón y según los testimonios de un montón de gente si le hubiese rezado la mitad seguro habría aparecido completito, bien, pues si alguien pierde algo que le quede de experiencia.

El domingo fuimos a su Iglesia a dar las gracias y yo cumplo con mi parte y lo pongo en mi blog.

Gracias, gracias, gracias :D

2 comentarios:

Rori RBD dijo...

Quiero compartirles mi experiencia para dar testimonio del gran favor que San Pafnuncio consiguió para mí. Contraté por internet una compañía de mudanzas compartidas de monterrey (llamada Mudanzas Mexicanas) que resultó ser fraudulenta, pues como después supe, habían hecho toda clase de timos a clientes incautos como yo: desde robarles el anticipo para una recolección que nunca hicieron, hasta de plano robarles el costo del flete y los mismos muebles. Pocos días después de haber hecho el primer pago y de haberse llevado mis muebles, dejaron de contestar teléfonos y correo electrónico, y bajaron su página de internet. Estaban aplicando conmigo las mismas estrategias que con todas sus víctimas, así que fui con una amiga a pedirle ayuda, y me corroboró que en efecto esta compañía cambiaba frecuentemente de razón social para evitar enfrentar sus fraudes; me aconsejó que le pidiera con fe a San Pafnuncio que me ayudara a recuperar mis pertenencias. Yo no había oído nunca hablar de este santito tan milagroso pero le recé con fe para pedir su ayuda, y después de cinco días de no saber ya nada de esta compañía, me contactaron para que les completara el pago del flete y enviarme mis muebles (lo que es otra forma que tienen de sacar dinero a sus clientes y al final quedarse también con los muebles) pero yo me negué a menos que tuviera primero mis muebles entregados, y seguí pidiendo a San Pafnuncio su ayuda para recuperarlos. Al otro día me contactaron para efectuar la entrega bajo mis condiciones, la cual- gracias a Dios- hicieron sin mucho contratiempo y pude recuperar mis muebles.
¿Qué puedo hacer, mi Dios, para reconocer Vuestras gracias y los afectos de Vuestra misericordia? - Gracias a Dios, y a San Pafnuncio por su intercesión.

Anónimo dijo...

San Pafnuncio, antes que nada quiero agradecerte infinitamente por las cosas que me has ayudado a encontrar (maletín, identificaciones, dinero, etc.)Tú sabes que alivio he sentido al recuperar lo perdido, nuevamente te agradezco los favores y seguiré confiando en ti!!!
Nuevamente Te pido humildemente me ayudes a recuperar mi laptop y las arracadas de mi mamá. Prometo visitarte en tu templo!!! De antemano gracias por estos favores